Liderar a gritos

Shouting businessman

Hace unos días asistía a una cena de antiguos compañeros de trabajo cuando en la misma comenzamos a recordar anécdotas que se habían producido veinte años antes. Algunas de las más celebradas tenían como protagonista a nuestro director, quien solía abroncarnos públicamente para que cumpliésemos los plazos de trabajo. Sentado en un lugar destacado, nuestro antiguo jefe se reía con nosotros, aunque por momentos yo tenía la impresión de que no se sentía muy cómodo con los recuerdos de sus gritos. El cariño que se le profesó le demostraba que no había hostilidad en los recuerdos, sino añoranza por unos tiempos en los que todos éramos más jóvenes y disfrutábamos de nuestro trabajo. Sus gritos, entonces, eran entendidos como la expresión de su frustración al ver que no se estaban alcanzando los objetivos, mezclada con una fuerte carga de estrés.

A lo largo de mi carrera profesional me he encontrado, dentro y fuera de España, con jefes que gritan y, sin embargo, no guardo de todos idéntico afectuoso recuerdo. El primero de ellos, sin duda el caso más extremo, era tan duro y autoritario que abusaba de su gran corpulencia física, invadiendo el espacio personal de su interlocutor/a, mandando, amenazando, humillando en público, a la par que chillando. Obviamente, las broncas causaban tantas emociones negativas, que acababan desgastando mentalmente no únicamente a los receptores de las mismas, sino también a todo el equipo que presenciaba estas escenas. Mi último jefe gritón, por otra parte, lo único que revelaba era su propia falta de recursos para el liderazgo. Su feedback, cuando existía, era siempre negativo. No sabía hacer críticas (las centraba en la persona y no en la tarea) ni mucho menos las aceptaba. Curiosamente, mientras no tenía problemas en descargar su mal humor entre los miembros de su equipo, luego se mostraba falso y sumiso con sus supervisores.

Hay quien sostiene que los jefes que gritan son un fenómeno del pasado, de los años 50 y 60 del siglo XX, un estilo de gestión caracterizado por el autoritarismo, la inflexibilidad y las malas formas verbales; incluso se ha inventado un concepto (“el líder jurásico”) para describirlo. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja y el/la líder gritón/a no siempre encaja dentro del estereotipo de “jurásico”. Steve Jobs, Bill Gates, Larry Ellison o Jack Welch son algunos ejemplos mundialmente conocidos de líderes para los que gritar a sus colaboradores formaba parte de su estilo de gestión de personas. Esto en el mundo de la empresa. En los deportes, Luis Aragonés, Dusko Ivanovic o José Mourinho también son otros famosos casos. Hasta en el exquisito mundo de la música clásica conocido era el genio de Herbert Von Karajan, o en la actualidad el de Daniel Barenboim, a la hora de dirigir orquestas, en definitiva, equipos, con éxito.

Por otra parte, basta con preguntar a los amigos o, incluso, recorrer la propia empresa de uno para confirmar que gestionar personas a voz en grito sigue siendo bastante común. El problema es que ya no está bien visto. Si antes se consideraba una cuestión educacional, desde que Daniel Goleman popularizase el concepto de “inteligencia emocional”, existe un consenso claro en torno a que liderar gritando resta energía a las personas, las desmotiva en lugar de inspirarlas y daña el ambiente laboral. Incluso hay algún jefe que teme que lo graben gritando y suban su video a Youtube, o algo peor, que lo acusen de acoso.

En definitiva, gritar en el centro de trabajo ya no es lo que era. Tanto si lo haces porque eres una persona iracunda, incapaz de controlarse, que no le da mayor importancia a las broncas públicas, como si piensas que es una opción válida para la gestión de personas, tienes un problema, y de los gordos. Otra cosa es si gritas porque eres una persona implicada y tienes cierta tendencia al estrés, pero recuerda que la aceptación de tu conducta dependerá de la empatía de tus colaboradores y que, en el fondo, no te enorgullecerás de ella.

Imagen: © alphaspirit http://www.fotolia.com

Juan J. Alonso Gestoso. Consultor Forox Innovación área Comunicación Empresarial

 

2 comentarios el “Liderar a gritos

  1. Gritar a un par, un subordinado o aun a una autoridad mayor denota: la inmadurez para darse cuenta que no solo lo que piensa es correcto, que los demas tambien tienen capacidad y pueden concebir el mundo de distinta forma; el estres ya convertido en bournout; la hostilidad con la que viven sus vidas y la instisfaccion que en ellas existe; el miedo profundo a no ser vistos que data de su infancia; una necesidad de aplastar a los demas para sentir que existen; una visión fragmentada del mundo, solo ven su mundo desde su perspectiva.

  2. Pingback: Haciendo Balance de Forox Innovación Blog. Hablamos? | Forox Innovacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Lecturas ligeras sobre BAE 2.0, liderazgo, y gestion de personas.

Reflexiones acerca de empleo 2.0, trabajo en equipo

AVANZA LABORAL

Orientación, Formación en Habilidades profesionales, PRL y Certificados de Profesionalidad

alcantaraoliva

Orientación profesional y Emprendimiento ...

El Blog de Víctor Candel

Un blog de Recursos Humanos sobre Reclutamiento 2.0, Selección de Personal y empleabilidad

T a l e n t o  en  E x p a n s i ó n

Gestión de personas y transformación digital para las organizaciones líderes de la Era del Conocimiento

TED Blog

The TED Blog shares interesting news about TED, TED Talks video, the TED Prize and more.

empleoalberte

Just another WordPress.com site

Phusions

Nos gustan las cosas que nos gustan. Y punto.

Mirando el lado alegre de la comunicación

No es lo mismo el arte de comunciar que helarte por comunicar

SUPERVIVENCIA DIRECTIVA |sólo el cambio permanece

Era de la Innovación. Liderazgo Human Capital Gestión Cambio RRHH Virginio Gallardo

Observatorio de Empleo

Análisis de temática laboral y de recursos humanos

Proxecto Verdeval

Unha iniciativa social de Custodia do Territorio

Formación y Empleo

Blog de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo

Discursos para la historia

Palabras que hicieron cambiar la humanidad

Innovación Educativa

Conceptos, recursos y reflexión sobre innovación educativa (Ángel Fidalgo. Universidad Politécnica de Madrid)

Emsconocimiento's Blog

Just another WordPress.com site

Curso PLE

Creando mi identidad digital

A %d blogueros les gusta esto: